Fundamentales en la industria heladera y congelados, los palitos de almendra tostados son ampliamente utilizados para crear las coberturas más saludables y crujientes. Disponibles en diversos grosores, también cuenta con varios estándares de rotura según necesidad: 20%, 60%, etc. Las láminas de almendra con material de tamaños concretos de 23/25 o 27/30 son las más habituales.