La almendra entera tostada es un ingrediente fundamental para los clientes industriales. Su aroma, textura y sabor hacen de este producto una elección excepcional para la fabricación de productos de repostería.